Símbolos usados por los ladrones de viviendas

Mientras usted no se encuentra en su vivienda los ladrones planean cómo limpiarla de la forma más efectiva. Con tan solo un par de horas sin personas en interior, los cacos tienen tiempo suficiente para forzar nuestra cerradura o puerta y hacerse con cuantos objetos de valor se puedan llevar.

Símbolos robos
Fuentes policiales relatan cómo son las últimas técnicas empleadas para entrar en las viviendas, aprovechando la ausencia de sus propietarios. Los ladrones se las ingenian para acceder a los edificios aprovechando algún descuido o que los vecinos no se aseguran de cerrar correctamente las puertas de sus portales. Una vez dentro suben hasta el último piso, y comienzan a bajar planta por planta, por las escaleras, hasta llegar a un piso en el que no haya vecinos y donde la cerradura pueda ceder ante sus «herramientas». Introduciendo una especie de tornillo con dos ganchos por la cerradura consiguen sacar el bombín, y acceder a la vivienda. Ese mismo bombín lo colocan en la puerta para que «si alguien pasa en esos momentos por las escaleras no se percate de que la cerradura ha sido reventada». Una vez dentro, basta con buscar los objetos de valor, si es posible de pequeño tamaño y «que puedan guardar en una mochila, para poder salir de nuevo del edificio por las escaleras, para no cruzarse con los vecinos, y sin llamar la atención». Cuando el propietario llega a su vivienda se da cuenta de que le han robado cuando mete la llave en la cerradura y se queda con el bombín en la mano. Si esta es la técnica, lo que procede es buscar ciertas medidas de seguridad para que los ladrones lo tengan más difícil.

Con independencia de los elementos físicos que se eligen para proteger una vivienda, el principal motivo de vulnerabilidad es el «factor humano», ya que las cerraduras de seguridad y las puertas blindadas presentan garantías cuando se utilizan de manera adecuada y como indican los fabricantes. En el caso de las puertas es habitual que «el usuario no cierre con llave o echando todos los anclajes, lo que reduce o anula la efectividad de este elemento de seguridad». Hay que destacar que no se debe tener en cuenta cada dispositivo de forma aislada, sino «el conjunto del inmueble a proteger, con un análisis previo y valoración de riesgos». Evidentemente, cuantas más dificultades les pongamos a los «amigos de lo ajeno» menos probabilidades tendremos de que se decidan por nuestra vivienda.

Desde el punto de vista de la prevención hay recomendaciones que deberíamos de seguir e incluso difundir entre las comunidades de vecinos. Por ejemplo, la de no abrir las puertas desde el telefonillo a desconocidos. Asegurarse bien de que, tras entrar en el edificio, al puerta del portal se queda perfectamente cerrada. Contestar al timbre, ya que en ocasiones no prestamos atención cuando llaman al telefonillo de la casa y los posibles «cacos» se pueden pensar que no hay nadie en su interior».

Atención a los signos en las fachadas, ya que las bandas organizadas suelen dejar una serie de distintivos o pintadas en las casas que más adelante van a robar.

Y también atención a los sistemas de puertas para los garajes que se abren automáticamente, ya que en algunas ocasiones son aprovechados por los ladrones en un momento de descuido. Se recomienda permanecer unos segundos hasta que la puerta se haya cerrado correctamente.

Fuente: www.vecindoors.es

Consúltenos, asesórese gratuitamente con Cerrajería Carpintería Chirion, le ofrecemos medidas de seguridad comprobadas para su vivienda o negocio. Contacte con nosotros

Anuncios